fecha


 Incertidumbre: ¿Cómo lo vive nuestra empresa?

4/10/2016Ver la incertidumbre como desafío nos permite levantarnos dispuestos a dar nuestro máximo esfuerzo. ¿Nos sentimos capaces de percibirlo así? ¿Cómo transmitirle eso a nuestro equipo de trabajo?

En tiempos donde nos golpea la realidad diciéndonos que la estabilidad que necesitamos ya no está, que lo más seguro que tendremos de aquí para delante es la incertidumbre, nace una reflexión que puede ayudarnos a vivir estos momentos. ¿Qué hacer frente a ella?

Para responder esta pregunta, debemos antes que todo chequear qué entendemos por incertidumbre. En términos sencillos, podemos decir que es la sensación de no poder predecir lo que ocurrirá mañana, es la variedad en los resultados y en las situaciones que nos van ocurriendo, las cuales no logramos anticiparnos o controlar. No somos capaces de vislumbrar el resultado futuro frente a conocidas acciones y situaciones.

Lo invitamos a reflexionar sobre esto y a mirar qué tan necesaria es la incertidumbre en nuestras vidas. ¿Cómo me hago cargo? ¿Cómo puede mi empresa y mi equipo sobrevivir en un escenario que nos genera incertidumbre?

Tensión creativa

Según el autor norteamericano Anthony Robbins, quien hoy es considerado uno de los motivadores más importantes del mundo y autor de grandes libros (‘De víctima a Protagonista', entre ellos), nos dice que la variedad o incertidumbre es lo que le da sabor a la vida, lo que nos mueve a hacer grandes cosas y a plasmar nuestros sueños en la realidad.

De acuerdo a esto, ¿qué tanto soportamos vivir en la incertidumbre? ¿La negamos, la aceptamos... la promovemos? Incertidumbre mirada desde la variedad o el desafío es la sal de la vida; todos queremos algo de sorpresa, de excitación, de reto, de novedad en nuestra vida. Cuando algo es demasiado previsible, deja de resultarnos atractivo.

Si lo llevamos al dominio del trabajo, incertidumbre significa "desafío". ¿Qué tanto necesitamos el desafío para avanzar?, ¿nuestros trabajadores necesitan desafíos? El desafío es una tarea que demanda el máximo de nosotros, física e intelectualmente. Cuando vemos la incertidumbre en términos de desafíos, nos ponemos en una disposición denominada "tensión creativa", que según los expertos es la mejor disposición que podemos tener frente al trabajo.

Ver la incertidumbre como desafío nos permite levantarnos cada día dispuestos a dar nuestro máximo esfuerzo. Pero cuando pedimos el máximo, se hace necesario tener en cuenta que somos personas distintas, y que el máximo mío puede ser mayor o menor que el de mi compañero. Entender el punto anterior nos ayudará a entender también que, muchas veces, el otro da su máximo esfuerzo y aún así lo juzgamos de insuficiente según nuestro propio estándar.

Transformarla en desafío

Pensando en el momento actual del sector, podríamos considerar que esta incertidumbre de precios que se vive es un buen desafío para abordar, tanto para los productores como para sus equipos de trabajo, ya que el reto es poder sobrellevar este ciclo de bajas y lograr -al menos- equilibrar los costos con los ingresos.

Desde este desafío, puede empezar a funcionar todo un ciclo virtuoso, en donde los trabajadores pueden transformarse en un motor importante para superar la adversidad y que, a su vez, les dé a ellos un propósito común. Recordemos que la principal diferencia entre un equipo y un grupo de trabajadores es que el equipo tiene un propósito común que los une, les da sentido y los mantiene conectados a la empresa y a su líder.

De acuerdo a esto, ¿cuál será el desafío que tiene el encargado de la guachera o el alimentador?, ¿o el que maneja el cerco eléctrico?, ¿o el que o trata las patas de los animales? Comúnmente escuchamos a los empresarios hablar acerca de los desafíos que les ponen a los ordeñadores, a quienes se les pide sacar leche de alta calidad. En esta coyuntura podríamos aprovechar también para preguntarnos si los demás miembros del equipo necesitan sentirse desafiados y qué representaría un desafío para cada uno de ellos.

Es responsabilidad del líder traducir esta incertidumbre que vive el sector en desafíos que sean abordables para sus equipos de trabajo y que contribuyan al desafío de la organización como un todo. Posiblemente el líder ve que el desafío de la organización está en el ámbito financiero; sin embargo, su responsabilidad hacia sus equipos de trabajo es traducir este desafío a algo que puedan digerir. ¿Cuáles son los desafíos que quiero que mi equipo aborde? ¿Qué mostraría que lo logramos? ¿Cómo eso contribuye al desafío de la empresa? Las respuestas a estas preguntas deben ser comunicadas o, incluso, podrían ser respondidas en conjunto con el equipo de trabajo.

Motivar y auto-motivarse

Volviendo a los equipos, sólo podremos saber qué motiva a cada miembro de éste si nos damos el tiempo de conocerlos, de preguntar e indagar con una capacidad de escucha respetuosa, que permita que ellos se atrevan a contar su mirada acerca de cada situación u oportunidad que el trabajo les presenta. De esta forma, nuestro propio equipo puede proporcionar información valiosa que nos permita entender qué desafíos presentar para transformar una necesidad de la empresa en un compromiso de los trabajadores.

Para lograr motivar a otros, es condición central que cada empresario analice su propia emocionalidad ante este escenario que estamos viviendo: ¿Nos sentimos desafiados a hacerlo mejor o simplemente nos hemos dejado llevar por lo negativo del momento? Si no observamos que estos ciclos de precios pueden ser un gran motor de fuerza que nos movilice a dar lo mejor de nosotros, es posible que quienes nos siguen (trabajadores, equipo, hijos, etc.) no logren salir de sus "sitios de confort", con el riesgo asociado de ser arrastrados por los acontecimientos a una posición de víctima, sin lograr posicionarse como protagonista de sus propio destino y éxito. Para hablar de liderazgo, es central hablar de auto-liderazgo, que no es más que la decisión de hacerme cargo de lo que me pasa, de mis acciones posibles y de lo que quiero yo construir como futuro en mi vida.

Finalmente, todos tenemos la oportunidad de transformar las dificultades en desafíos. Cada uno es el propio constructor de sus resultados, como también podemos ser ejemplo y liderar a otros a enfrentar sus desafíos, que permitan que cada uno se convierta en la persona que quiere ser o en la que soñó ser.

 

Méd. Vet. Cristian Meza Atala

Ing. Juan Pablo González Casanova

Coachs ontológicos

Consultora Focohumano

Vea la nota completa de Revista Infortambo



comentar



Más leídas