fecha



Entrevistas

Un tambo fábrica en plena zona quesera

5/10/2016Valeria Schafner, propietaria del tambo fábrica Lankase, nos cuenta por qué decidieron comenzar a utilizar Imrestor en su tambo y cuáles han sido los resultados al día de hoy.

Valeria Schafner, es ingeniera agrónoma y además dueña un tambo ubicado en el departamento de Colonia - Uruguay - , a 18 kilómetros al norte de Nueva Helvecia.

El establecimiento cuenta con un lote de entre 250 a 300 vacas en ordeñe. La producción diaria del establecimiento varía entre los 5.000 litros de leche en las épocas de menor producción y 7.000 litros como tope máximo. Toda la producción se vuelca a la quesería de nombre homónimo al tambo.

El tambo tiene aproximadamente 20 años, según el relato de Valeria, "Se inició con unas pocas vacas y siempre se elaboró queso artesanal", recordó.

"El crecimiento del tambo ha sido en base al crecimiento propio, a través de un buen manejo de recría, intentando siempre mantener y resguardar una buena genética con inseminación. Siempre apostamos a mejorar", remarcó Valeria.

Durante el otoño del año pasado, en el tambo Lankase comenzaron a utilizar Imrestor® "Empezamos a inyectarlo en los partos de febrero, marzo y abril", describió y agregó: "Armamos un grupo control y un grupo inyectado para poder ver las diferencias. Ahora estamos en la fase de análisis de los datos y se están obteniendo resultados, dan cuenta que realmente valen la pena el uso de esta tecnología".

Los puntos que comparan a través de este análisis son: producción, retención de placenta y metritis.

"Hace un tiempo que estamos intentando levantar la inmunidad a las vacas porque teníamos problemas de mastitis y empezamos a ver dónde podían estar los motivos. Vimos que la inmunidad de las vacas era baja y empezamos a tratar con diferentes productos. Elanco me propuso el producto y decidimos probarlo. Elegimos Imrestor® para tener menos problemas a futuro".

Respecto a la aplicación del Imrestor®, Valeria reconoce que al principio creyeron que iba a ser mucho más complicada pero no lo fue. "Se inyecta entre siete y diez días antes al parto. Todas las semanas encerrábamos los prepartos y allí apartábamos todas las vacas más próximas. Veíamos la fecha de inseminación en base a las caravanas, a su vez veíamos la ubre y si se estaba adelantada o no. Así íbamos seleccionando las vacas que iban a parir en los próximos siete o diez días", explicó, "Ahí era cuando aplicamos Imrestor a las vacas, así como también en el momento del parto, pero ese procedimiento era más sencillo porque lo hacíamos en la fosa cuando la vaca ingresaba".

"El soporte técnico de Elanco es muy importante y siempre estuvo. Le mandamos al equipo la proyección de los próximos partos, y ellos me mandan el listado de vacas que tenemos que inyectar", reconoció y admitió: "A veces agregábamos algunas vacas más porque veíamos que se adelantaba el parto".

"Agradezco al equipo de Elanco y Derabel por habernos acompañado en esto. El resultado que estamos obteniendo vale la pena. Espero que esto les sirva a todos como una experiencia positiva con Imrestor®", concluyó gratificada Valeria.

Videoteca externa
  • videoteca embebida


comentar